domingo, 5 de agosto de 2012

A little piece of heaven



No sé ni como expresar lo que siento, cómo me siento...
Llevo años intentando confiar en alguien al 100%, cosa que me cuesta bastante dado que tuve graves problemas en el pasado por temas de confianza, mentiras y engaños.
Juro que hago todo lo posible por confiar en esa persona, pero siempre tengo las dudas del "¿y si...?".
Empiezo a confiar muchísimo, puede que un 90 o 95% y cuando te acercas por fin a confiar plenamente en alguien...¡¡ZAS!!, descubres que no puedes confiar en nadie más que en ti mismo...
Es algo que me parece muy triste y me gustaría poder confiar, pero si nadie es capaz de ser 100% sincero/a y no tener secretos la verdad que es bastante difícil.
Me entristece descubrir que ya no puedo confiar en otra persona más, una persona en la que confiaba más que en ninguna otra...
Me prometí a mi mismo que si volvían a mentirme u ocultarme algo, cortaría por lo sano.
Yo tengo que comprenderlo todo, pero y a mi, ¿quién me comprende?. Es muy fácil decir; "¡Yo te comprendo!" y luego no demostrarlo.
Me canso de esforzarme para que finalmente todo se rompa.

Llegaste a mi vida de una forma totalmente inesperada, igual que te vas...
Siento mucho no haber sido todo lo que esperabas y darte todo lo que necesitabas.
Estoy harto de decirte que mereces a alguien mejor que yo porque eres superior a mi.
Igual estoy hecho para estar solo...O igual olvidé como tratar a esa persona...

Quiero que escapes del mundo conmigo, vámonos a Marte, lejos del ruido y cerca del arte.
Quiero despertar oyendo tu voz, vivir contigo sin reglas, sin prisas, quiero una botella llena de sonrisas. Quiero ver amor en cada gesto y que acabemos el partido con el juego perfecto.

Me cuesta creer que te hayas ido, llevándote los colores de mi mundo, dejándome en blanco y negro a oscuras y perdido cual vagabundo.

Creo que te amo tanto que ni yo mismo me doy cuenta...
Eras el único apoyo que tenía, ahora siento que no podré sostenerme sin ti...
Me dejo mil cosas que podría decir, pero ahora mismo no me quedan fuerzas para seguir...
Dicen que nunca es tarde...Pero todo tiene un final...



Je t'aime plus que ma propre vie. 



Si pudiera reencarnarme lo haría en un pájaro, para volar de un lado a otro por donde quisiera, sin fronteras, para cambiar de lugar a placer, sin tener que preocuparme porque un mismo lugar me absorba y consuma lentamente. Simplemente dejándolo todo atrás.








No hay comentarios:

Publicar un comentario